Una visión del mundo basada en hechos

on Sep 02 in Comunicación, Dircom by

A quién no le gustaría contar con una fuente secreta que le revelase información suficiente como para destapar casos como el del Watergate o una trama de corrupción política al más alto nivel. Pero a veces uno se olvida de que no siempre se necesita tener ese confidente, sino que los datos están ahí, para quien los sepa encontrar, leer, filtrar y analizar.

Por ejemplo, imaginen que la policía publica el número de delitos cometidos en todo un año, en todo el país. Miles de datos de diferente naturaleza: tipos de delito (de sangre, con o sin arma blanca, etc), consecuencias (arrestos, muertes), víctimas, delincuentes, zona geográfica, etc. Si todos esos datos se procesan para tener, por ejemplo, porcentajes y medias por cada región, sería posible tratar de crear un mapa del crimen a nivel nacional, como los que ya existen en el Reino Unido o Estados Unidos, gracias a una ley de transparencia que permite el acceso a estos datos. Y, de repente, trabajando estos números, el periodista se da cuenta al crear porcentajes regionales, que en una pequeña localidad del sur hay tanta criminalidad como en Madrid o Barcelona. ¿Por qué? quizás sea un punto de desembarco de droga ilegal, o hay una mafia clandestina de prostitución… en principio, no se sabe, pero mirando ese porcentaje llamativo, sí sabemos que hay una historia que buscar.

Y en eso consiste el trabajo de un periodista de datos: en procesar una cantidad ingente de datos en bruto y, al analizarla y filtrarla adecuadamente, descubrir en ellos historias o temas socialmente relevantes, que más tarde se visualizan en gráficos interactivos. Para esto, el periodista debe tener conocimientos de estadística y de sociología, para no errar en las conclusiones o el análisis de dichos datos. La estadística, en palabras de Hans Rosling, es una ciencia al alcance de todos que, además, “tiene el potencial de abrirnos los ojos, de dotarnos de una imagen del mundo basada en hechos”. (The Joy of Stats).

El blog de datos del Guardian, pionero en Europa y uno de los mejores del mundo, contactó con Amnistía Internacional para obtener todos los datos posibles sobre la pena de muerte en el mundo desde el 2007. En algunos países es complicado calcular, ya que (como es el caso de China) siempre se han negado a dar cifras oficiales. Pero los datos son los que son… e impresiona ver en un mapa unos círculos que, según el color, muestran de manera muy gráfica el número de ejecuciones (en rojo) y el de sentenciados a muerte (en naranja) en 2011.

La pena de muerte en el mundo. Datos de 2011, publicado por el Guardian. Pincha en el mapa para agrandar la imagen.

Parece que el periodismo de datos ahora está de moda, pero no es nuevo. Anteriormente, una modalidad muy parecida se conocía como ‘periodismo de precisión’ y en todo el mundo ha existido siempre, desde que existen los datos. Pero ahora estos datos son mucho más accesibles que antes, y además la mayoría ya están en archivos digitalizados, mucho mas fáciles de manipular (el ordenador hace las preguntas y encuentra las respuestas en cuestión de segundos).

La parte positiva es que cualquiera puede acceder a esos datos y realizar el mismo trabajo. Desgraciadamente para el periodista, no siempre es tan sencillo: algunos documentos manejan miles de datos (por ejemplo, censos de población, cables de Wikileaks, etc) y requiere un conocimiento sólido de estadística por parte del periodista para poder analizar e interpretar de manera adecuada esos datos. Además, el formato en que en ocasiones se presenta esa información (un pdf, un documento de Word, imágenes o infografías, etc) convierte en una verdadera tarea de titanes el homogeneizarla en una hoja de cálculo. Y, una vez conseguido, hay que filtrar y analizar. Y después, crear un gráfico interactivo para visualizar esos datos. Este sería el proceso:

DATOS > FILTRO > VISUALIZACIÓN > HISTORIA

En el próximo post podréis ver multitud de ejemplos explicados y algunos blogs o webs que no deberían faltar en tu lista de imprescindibles, como por ejemplo, el Data Desk del LA Times, el blog de datos del Texas Tribune, o el muy galardonado Data Blog del Guardian, cuyo fundador (Simon Rogers) ha recibido recientemente un premio a la excelencia periodística. En España hay algunos ejemplos dignos de mención, que veremos en el siguiente post, pero echad un vistazo a esta maravilla que he descubierto hace poco.

Un antes y un después: el humanismo cuantitativo de Hans Rosling

En esta introducción sobre el periodismo de datos, es imposible obviar al profesor sueco Hans Rosling, quien consiguió levantar de las butacas a la audiencia en su primera conferencia TED (California, 2006). Al año siguiente, vendió a Google el software que utilizó (desarrollado junto a su hijo y su nuera) y destinó el dinero a su fundación (Gapminder), cuyo eslogan reza:

“Fighting the most devastating myths by building a fact-based world view that everyone understands” (“Luchando contra los mitos más devastadores a través de la construcción de una visión del mundo basada en datos que todo el mundo entienda”).

Rosling, tras pasar 20 años estudiando el hambre en África, donde trabajó como médico,  comenzó a dar clases en la universidad (Instituto Karolinska) sobre Salud Internacional. Al comenzar el curso, hizo una serie de preguntas generales a sus estudiantes sobre cómo entendían ellos el mundo. Y se encontró con estudiantes de élite que tenían una visión muy estereotipada de la realidad. “El problema para mí no era la ignorancia, sino las ideas preconcebidas”, comenta. “Los datos están ahí, pero se crea la necesidad de comunicar”. Porque los datos se encuentran ocultos en bases de datos complejas, y pocas veces se encuentra la manera de utilizarlas de manera efectiva.

Hablando con sus estudiantes, se da cuenta de que éstos entienden el mundo como “nosotros” (esto es, el mundo occidental), con una gran expectativa de vida y familias pequeñas, y “el resto” (el Tercer Mundo), donde se muere antes y las familias son más grandes. A Rosling se le ocurre animar los datos (desde 1962) en un mapa mundial, en el que unas bolas de colores representan a cada país. En un eje, la tasa de fertilidad (número de hijos por mujer); en el otro, la expectativa de vida al nacer. Y entonces ocurre la magia: las bolas comienzan a moverse en diferentes direcciones en función de epidemias, guerras, desarrollo económico o social… y en cuestión de minutos, realiza un análisis estadístico y sociológico del mundo entero en las ultimas décadas. Y entonces uno se da cuenta de lo equivocado que estaba. Impresionante. Merece la pena verlo entero.

Rosling destroza falsos mitos y estereotipos con ayuda de datos que son públicos, y ayuda a entender el mundo y cómo se desarrolla, de una manera mucho más sencilla y visual.

Aquí os dejo el vídeo, con subtítulos en español (si os defendéis con el inglés, buscad el resto de sus charlas, están todas en los canales de TED y Youtube).

Primera parte:

Segunda parte:

Y entonces, ¿por dónde se empieza? Como dice Paul Bradshaw, la respuesta obvia es “con los datos”; pero hay una segunda respuesta también: “con una pregunta”. Porque el periodismo de datos no es solo sobre gráfica y  visualización, sino sobre contar una historia de la mejor manera posible, y eso puede ser en forma de mapa, de infografía, o de, simplemente, un número.

 

[Lee el siguiente post en periodismo de datos, en este enlace]

5 Comments

  • Oscar says:

    Yo soy adicto al blog del Guardian, me encanta lo que hacen. Ojala en España existiera algo parecido! me ha encantado el post, gracias por compartir. Espero que sigas colgando, tengo ganas de ver mas ejemplos!

  • Eva says:

    Quedo a la espera del siguiente post. Me está enganchando esto del periodismo de datos.

  • Carol says:

    Pues muchas habilidades tiene que tener el periodista, no? entender de sociología, estadística, creador de gráficos interactivos y periodismo? o es mas bien un equipo? claro que este Hans Rosling me ha convencido, una persona bien formada (con un equipo detrás) puede hacer maravillas. Espero el siguiente post!

  • Muy bueno Ana, felicidades y gracias
    un beso

  • José Manuel says:

    Qué interesante, la verdad. ¿Para cuándo el siguiente? :)

Leave a Comment