Azores (I): llegada a San Miguel #AZ16

on Jun 23 in 5- Europa, Azores, Blog by

azores-portada

Todos los años salgo de vacaciones con la sensación de que me dejo algo importante por hacer, y este año no iba a ser menos. En el momento en que el avión estaba aterrizando en la isla de San Miguel, la más grande de las Azores, me di cuenta de que sin internet no sé si sabríamos encontrar la casa donde nos alojaríamos estos diez días, ya que la calle aún no está mapeada por Google y tenía pinta de estar en pleno campo. Pero, qué demonios, si esto es el pan de cada día en mi vida… llegaremos.

Nos costó encontrar la casa, pero cuando llegamos, nos dimos cuenta de que la elección fue acertada: es una casa de madera con cocina equipada, cuarto de baño, dos dormitorios con cama doble, y un salón con tv e internet de calidad. Hay una mesa en el porche, donde desayunamos todos los días, que da al magnífico jardín, con fuente y barbacoa incluida… 

IMG_20160624_114607

Esto de entender a los locales es más complicado de lo que parece. Pensé que sería mejor que cuando visité Brasil, pero veo que no. Para lo elemental, vamos sobreviviendo, pero hay que concentrarse mucho y escuchar mucho… y aun asi perdemos gran parte de la información. En fin, si fuera sencillo no sería tan divertido :) Ya me dijo mi cuñada -que para eso es portuguesa- que antiguamente a los locales se les subtitulaba en la televisión nacional, por el acento tan cerrado que tienen. Ahora estas cosas no son políticamente correctas… ¡¡pero sigue siendo difícil entenderles!!

Lo gracioso del jardín es que está lleno de seres que corretean por ahí y te despiertan cada mañana al primer rayo de sol: gallos, gallinas, pavos reales, perros, gatos, pajarillos… TODOS A UNA. He de decir que por primera vez no me molesta madrugar: así, no. Menuda paz, aunque un pavo te despierte gritando como un descosido cada mañana, y las gallinas vayan detrás haciendo corrillo y comentando la jugada. Hay una gatita que he bautizado como Lola y la tenemos medio adoptada.

Supongo que al echar de menos a Tara, teníamos que adoptar a alguien… y quien crea que los gatos son antipáticos, es que no conoce a Lola. Hace la croqueta nada más vernos, y pide mimos descaradamente. He aquí una prueba:

Los caseros nos acompañaron el primer día al supermercado más cercano (un Continente), donde hacemos la mayoría de las compras. También nos han dejado en la mesa algunas cosas para que podamos desayunar mañana: pan, una especie de bollo dulce típico de aquí (bolo lêvedo) que se parece a los ‘bread muffins’ ingleses, leche, azúcar, queso fresco, lonchas de queso y de jamón… todo un detalle, la verdad. Luego al salir del jardín para coger el coche, siempre salen a nuestro encuentro varios pavos reales que hacen todo lo que saben (y a todo volumen) para hacerse notar…

Os dejo en la galería unas cuantas imágenes de la casa y del jardín, en la siguiente entrada os cuento qué tal la isla, promete mucho!

2 Comments

  • Ernesto y Pepa says:

    Hola Soy Ernesto:
    Espero que lo pases muy bien.
    Yo trabaje en las carreteras una temporada. Esas nuevas con puentes largos.
    Muy importante el cocido das furnas, comer el cherne en Lagoa en la casa de pescadores junto al mar, abajo en el puerto. La catalana de peixe en Maia. Ver Nordeste. Cenar el cafe Getty en San Miguel, cenar en Ribeira Grande en restaurante Alabote abajo en el puerto, ver las Siete Ciudades y por supuestisimo las piñas… Muchas cosas. Os lo pasareis bomba es precioso.
    Muchos besos

  • Amparito says:

    Jajajajaja! Ese colacao para desayunar!

Leave a Comment